martes, 28 de noviembre de 2017

Corona de adviento

LA CORONA DE ADVIENTO
Parte del material es del P. Alberto Ramírez Mozqueda Catholic.net

La corona de Adviento es el primer anuncio de Navidad. Es un círculo de follaje verde, la forma simboliza la eternidad y el color la esperanza y la vida.
Dios se hace presente en la vida de cada persona para mostrar su amor y deseo de salvación.
La palabra ADVIENTO proviene del latín y quiere decir VENIDA. Es el tiempo en que los cristianos nos preparamos para la venida de Jesucristo. El tiempo de adviento abarca cuatro semanas antes de Navidad.
Una costumbre muy significativa y de gran ayuda para vivir este tiempo es la corona de Adviento. Va enrollada con un listón rojo, símbolo del amor de Dios que nos envuelve y también de nuestro amor que espera con ansiedad el nacimiento del Hijo de Dios.
En el centro del círculo se colocan las cuatro velas (pueden ser tres moradas y una rosa o bien todas blancas) para encenderse una cada domingo de Adviento. La luz de la vela simboliza nuestra fe.
El conjunto se sitúa cerca del altar o del ambón de la Palabra, si es en la Iglesia, o en un lugar adecuado si se utiliza en un ambiente familiar o escolar.
En Navidad se puede añadir una quinta vela blanca, hasta el final del tiempo de Navidad y si se quiere se puede situar la imagen del Niño en relación con la corona: se tiene que ver que la Navidad es más importante que la espera del Adviento.

PROPUESTA PARA LA BENDICIÓN DE LA CORONA DE ADVIENTO

Para realizar en la comunidad, colegio, familia, etc.
Señor Dios, bendice con tu poder
nuestra corona de adviento para que,
al encenderla, despierte en nosotros
el deseo de esperar la venida de Cristo
practicando las buenas obras,
y siendo misericordiosos con todos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Todos: Amén.

PRIMER DOMINGO
Se puede cantar…
Señal de la cruz
Leer la lectura san Marcos 13,33: “Estén preparados y vigilando, ya que no saben cuál será el momento”. (Breve pausa para meditar) 
Pequeña reflexión: Vigilar significa estar atentos, salir al encuentro de las personas, de los más débiles. Estar atento a lo que nos pasa a cada uno. De esa manera estaremos atentos a la llegada del Niño Jesús.
Oración para encender el primer cirio de Adviento
Encendemos, Señor, esta luz,
como aquél que enciende su lámpara
para salir, en la noche,
al encuentro del amigo que ya viene.
En esta primera semana del Adviento
queremos levantarnos para esperarte preparados,
para recibirte con alegría.
Queremos estar despiertos y vigilantes,
porque Tú nos traes la luz más clara,
la paz más profunda y la alegría más verdadera.
¡Ven, Señor Jesús. Ven, Señor Jesús!

SEGUNDO DOMINGO 
Se puede cantar…
Señal de la cruz
Leer la lectura: De la II carta de San Pedro 3,13-14: “Nosotros esperamos según la promesa de Dios cielos nuevos y tierra nueva, un mundo en que reinará la justicia. Por eso, queridos hermanos, durante esta espera, esfuércense para que Dios los halle sin mancha ni culpa, viviendo en paz". (Breve pausa para meditar) 
Pequeña reflexión: pensemos qué queremos cambiar en nuestras vidas durante este tiempo de Adviento. Así viviremos con alegría y en paz con todos.
Oración para encender el segundo cirio de Adviento
Los profetas mantenían encendida
la esperanza de Israel.
Nosotros, como un símbolo,
encendemos estas dos velas.
El viejo tronco está rebrotando,
florece el desierto.
La humanidad entera se conmueve
porque Dios vendrá a nuestra humanidad.
Que cada uno de nosotros, Señor,
te abra su vida para que brotes,
para que florezcas, para que nazcas
y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza.
S: ¡Ven pronto, Señor.
P: ¡Ven pronto, Señor.

TERCER DOMINGO
Se puede cantar…Señal de la cruz
Leer la lectura: Isaías 61, 1-2a. “El espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Él me envió a llevar la buena noticia a los pobres, a vendar los corazones heridos, a proclamar la liberación a los cautivos y la libertad a los prisioneros, a proclamar un año de gracia del Señor”. (Breve pausa para meditar) 
Pequeña reflexión: El Niño Jesús, viene con su ternura y amor para darnos libertad y para acariciar nuestro corazón y heridas. Pensemos qué heridas quiero sanar en este tiempo de Adviento.
Oración para encender el tercer cirio de Adviento
En las tinieblas se encendió una luz,
en el desierto clamó una voz.
Se anuncia la buena noticia: el Señor va a llegar.
Preparen sus caminos, porque ya se acerca.
Cuando encendemos este tercer cirio
cada uno de nosotros quiere ser
antorcha tuya para que brilles,
llama para que animes.

S: ¡Ven pronto, Señor.
P: ¡Ven pronto, Señor.

CUARTO DOMINGO
Se puede cantar…
Señal de la cruz
Leer la lectura san Lucas 1, 30-32: “Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo”. (Breve pausa para meditar) 
Pequeña reflexión: Falta muy poco para que nazca el Niño Dios, abramos nuestro corazón a este misterio de amor y ternura.
Oración para encender el cuarto cirio de Adviento

Al encender este cuarto cirio,
pensamos en ella, la Virgen María,
tu madre Señor y nuestra madre.
Ella te esperó con ternura y amor.
En sus brazos encontraste la cuna más hermosa.
También nosotros queremos prepararnos así:
con fe, esperanza, amor, en el trabajo de cada día.

S: ¡Ven pronto, Señor.
P: ¡Ven pronto, Señor.
NOCHE DE NAVIDAD
Se puede cantar…
Señal de la cruz
Leer la lectura san Lucas 2, 16-18Fueron rápidamente y encontraron a María, a José, y al recién nacido acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban quedaron admirados de lo que decían los pastores”.
Pequeña reflexión: Llegó el gran día, el Nacimiento de Jesús. Jesús viene a nosotros, se hace uno de nosotros. Miremos al Niño Jesús y pidámosle tener un corazón tierno y bueno. Que su presencia brille en nuestro corazón como brilla la estrella que nos conduce al Dios hecho hombre.
Oración para encender el quinto cirio de Navidad

Señor Jesús,
en este día tan especial,
te recibimos con todo el corazón.
Te pedimos que nos regales,
tu paz y ternura,
para anunciar a los que nos rodean,
el amor que nos traes.
¡Gracias Jesús por nacer en esta Navidad!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario